Skip to content

La FP ahora que deberíamos saber que estudiar es necesario

4 marzo, 2013

Resulta común oír que la Formación Profesional ha sido siempre el patito feo del sistema educativo. La afirmación puede ser un tópico, pero no por ello menos cierta.

A los 13 años, recién terminados mis estudios de EGB, mis padres me animaron a estudiar Formación Profesional, que en aquella época constaba de dos ciclos: FP I, con el que se

No hace falta que vuestros hijos estudien, ya lo hacen los nuestros.

Viñeta de El Roto, publicada en El País el 26 de octubre de 2012.

obtenía el título de técnico auxiliar; y FP II, con el que se obtenía el título de técnico especialista.

No llegué a terminar los estudios, ya que después de concluir el primer ciclo decidí pasar a BUP, con el fin de estudiar Ciencias Físicas en la universidad. Sin embargo, puedo decir que si ahora la FP es el patito feo, en aquella época era el equivalente a los intocables del sistema hinduista de castas.

La imagen de la FP ha cambiado mucho desde entonces, y debo decir que tal vez sea la única parte del sistema educativo que ha ido a mejor desde la derogación de la Ley General de Educación. Afirmación esta que admite mucha discusión, lo sé. No obstante, creo que todos podemos ponernos de acuerdo en que la Formación Profesional, aun siendo todavía una parte muy desconocida del sistema educativo español, ha ido recibiendo cada vez más atención y dinero desde la sustitución de la FP I y II por los ciclos de grado medio y grado superior de la LOGSE.

La apuesta por la Formación Profesional no es algo nuevo. Sin embargo, el desconocimiento sobre qué es y cuáles son los objetivos de la FP continúa siendo la norma.

Hace unos días leía un artículo de un blog llamado Financial Red. El título del artículo llamó mi atención: “¿El futuro está en la Formación Profesional?”

En el artículo se decía lo siguiente: “España no tiene una estructura laboral que pueda acoger a los miles de universitarios que salen todos los años de las aulas en busca de su oportunidad laboral. El resultado: más del 55% de los jóvenes españoles no tiene trabajo y ello a pesar de que muchos están sobrecualificados. En este contexto es cuando cobra más fuerza la apuesta por la Formación Profesional (FP).

La afirmación es falsa y está poco informada. Constituye un error común, pero un error al fin y al cabo, pensar que uno de los principales problemas es la sobrecualificación de los jóvenes: todo lo contrario. Si se consultan los datos de la EPA correspondientes al año 2012, se encontrará que la realidad es que el paro se ha cebado entre los jóvenes con menos nivel de formación.

Los resultados de la EPA

Tasas de paro por nivel de formación alcanzado, sexo y grupo de edad. Fuente: EPA correspondiente al año 2012.

Hay diferentes tasas de paro incluso entre quienes no tienen estudios superiores. En el rango de edad de 25 a 29 años, la tasa de paro es casi un 10% superior entre quienes solo han terminado la ESO. La segunda etapa de la educación secundaria incluye estudios de Bachillerato, así como ciclos formativos de grado medio (desde 2003, también se incluyen en esta categoría quienes han cursado programas de Garantía Social o PCPI). Esa diferencia de formación mejora la posibilidad de encontrar trabajo. Y si con la misma edad comprobamos la tasa de paro entre quienes tienen estudios superiores, es de alrededor de un 7,5% menor.

Poseer estudios superiores sigue siendo el mejor instrumento para encontrar un trabajo. No entro a discutir si el puesto de trabajo está o no a la altura de la titulación académica obtenida. Lo que digo, y demuestran los datos del INE, es que el paro es considerablemente inferior entre quienes tienen mayor nivel de estudios.

Se habla a menudo de la Formación Profesional como un buen modo de adecuar la formación al mercado de trabajo. Como si hiciese falta convencer a alguien que desea cursar estudios de grado de que lo mejor para trabajar es no ir a la universidad, y optar en su lugar por cursar un ciclo formativo. Los datos demuestran que eso es falso. Tener un título universitario ha dejado de ser la receta milagrosa para encontrar un puesto de trabajo bien remunerado y con futuro (si es que alguna vez lo fue). Pero ayuda a encontrar un trabajo, sin entrar a discutir la calidad del mismo.

¿La FP como alternativa a qué?

El objetivo de la Administración no debería ser vaciar las universidades, sino atraer a esa masa de jóvenes sin formación a los que convencimos, cuando solo se pensaba en el ladrillo, de que no hacía falta estudiar para ganar mucho dinero.

Uno de los objetivos de la Administración no debería ser vaciar las universidades, sino atraer a la FP a esa masa de jóvenes sin formación a los que convencimos, cuando solo se pensaba en el ladrillo, de que no hacía falta estudiar para ganar mucho dinero.

La Formación Profesional no debe ser vista como una alternativa más ventajosa para los jóvenes que se están planteando ir a la universidad. Quienes defienden esa postura deberían revisar su punto de vista y contrastarlo con la realidad. Porque no estamos hablando de la realización personal de un licenciado en filosofía que trabaja de comercial o de

dependiente, sino de cuántos parados hay con título universitario y cuántos sin más estudios que la ESO.

Hay que comenzar a promover la Formación Profesional como la mejor vía, no para quienes aspiran a completar estudios universitarios, sino para quienes creen que la educación no es necesaria para ganarse la vida.

La reciente reforma del sistema de pensiones, y la que se rumorea que prepara el Gobierno de Mariano Rajoy, nos sitúa ante la perspectiva de vidas laborales cada vez más largas. Por esa razón, las Administraciones han de tomarse en serio la Formación Profesional, no quitándole alumnos a la enseñanza universitaria, sino ganando alumnos de entre la gran masa de jóvenes que carecen de orientación; y a los que este país convenció alegremente en las últimas décadas de que no hacía falta estudiar para ganar mucho dinero.

Paro nivel formacion EPA 2012

 

 

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. 6 marzo, 2013 17:50

    Me ha gustado tu entrada, y opino exactamente igual que tú al respecto del último párrafo. La Formación Profesional no ha de quitarle alumnos a las carreras universitarias, de hecho yo animo encarecidamente a que nuestros alumn@s de Grado Superior sigan con sus estudios una vez terminado el ciclo.

    El alumno/a que obtiene buenos rendimientos académicos en el bachillerato ha de ir a la universidad por una simple cuestión de “optimización” del potencial, ya que este alumno podrá ser ingeniero, arquitecto, médico o filólogo.

    El alumno/a que obtiene buenos rendimientos en el bachillerato, pero considera que su etapa estudiantil (codos) ha llegado a fin, y desea empezar a tener contacto con la realidad laboral y con entornos más prácticos, puede probar suerte estudiando un ciclo de FP, pero sin desviar su vista de un futuro en la universidad. Por una mera evolución de la pirámide de población que le dejará vacantes puestos cualificados (Universitarios) en años venideros.

    Y evidentemente, entre el alumno que no quiere estudiar nada al acabar la ESO, y quiere buscar trabajo, y el alumno que razonablemente piensa que sólo con la ESO no conseguirá nada de trabajo o trabajos poco cualificados y para ello se viene a la FP. (Hay no hay debate).

    Cambiando de tema… Quiero incluir tu blog en mi lista de blogs. ¿Si te parece bien?

    • 6 marzo, 2013 19:22

      Hola Eduardo,
      Difícilmente podría estar más de acuerdo con lo que añades en tu comentario. Se nota que conoces bien al alumno de FP y en qué casos es un error llevar al alumno hacia esa etapa del sistema educativo. La referencia a la optimización del potencial no podría ser más acertada.
      Respecto a lo de la lista de blogs, me parece estupendo que me incluyas. Intentaré ganarme la permanencia.
      Por cierto, y como te decía en Twitter, me voy a volver loco con la nota metodológica del INE. Te paso los datos en cuanto los recupere.
      Los estuve contrastando con otras estadísticas del INE de inserción laboral, donde se detallan más las correspondencias con el CNED.

  2. 7 marzo, 2013 10:02

    Buenas. Ismael, veo que el tema estadísticas lo trabajas con detalle. Yo suelo apoyar lineas argumentales en alguna estadística por darle empaque a lo que escribo, pero aún no soy consciente de la importancia que tiene el universo estadístico para la enseñanza, para el mundo empresarial… En general los datos (Big Data) son fundamentales, Oigo a miles de personas hablar de CRM´s, minería de datos, etc; y me genera curiosidad.
    Los datos son muy relevantes, la interpretación por parte del alumnado es fundamental.
    Saber que en España (casi) 7 de cada 10 personas usaban Internet en 2010, creo que es relevante, porque te da pistas para saber por donde se moverán los negocios del futuro, por ejemplo.
    Ya he incluido tu blog en mi lista de blogs. Un saludo.

  3. Manuel Meroño permalink
    7 julio, 2013 6:07

    Buenas noches. Es la primera vez que entro en este blog.
    De hecho, he dado con él buscando (por curiosidad) comentarios sobre la dificultad de los estudios que acabo de finalizar. La razón de publicar un comentario en este blog, responde a la sensación que me ha quedado de que las opiniones publicadas sobre este tema no están del todo actualizadas. Para aclarar esta información, quisiera ponerles en antecedentes de mi experiencia laboral y académica, información imprescindible para considerar la objetividad con la que me es posible comentar el tema a tratar:
    -En mi adolescencia, tras finalizar la antigua EGB, cursé FP I, en la rama de Administrativo;
    -Tras promocionar a FP II, cursé solo el primer trimestre, abandonando los estudios para trabajar en la construcción, (16-17 años);
    -Con 24 años, aprobé las oposiciones a una plaza de funcionario en mi localidad, en el nivel más bajo (creo recordar que era el grupo E, en la actualidad AP);
    -Con 27 años, tras aprobar el acceso a la universidad para mayores de 25 años, me matriculé en un Grado relativamente nuevo, Ingeniería de la Edificación, graduandome a los cuatro años;
    -Poco más de un año después del grado, (con 32 años), aprobé las oposiciones para cubrir una plaza de Arquitecto Técnico (grupo A2), en el mismo Ayto.;
    -Hace 2 años (con 34 años), me matriculé en un ciclo de FP superior, denominado “Proyectos de Edificación”.

    Comparativa:
    -Desde mi experiencia, les puedo asegurar que me han resultado mucho más difícil los estudios de FP superior, que los de Grado; Para rebatir el argumento de quien pueda pensar que este hecho se debe a la edad (y capacidad) en la que realice unos y otros estudios, decir que en la carrera de Grado, fuimos muchos los graduados en el tiempo mínimo (4 años), mientras que en FP superior, el primer curso promocionamos dos de 21 estudiantes, y el segundo curso tres de 14 (uno de ellos repetidor). En mi opinión, esta diferencia se debe:
    1º. A la cantidad de información que debe de asimilar un estudiante de FP superior en menos de la mitad de tiempo que uno de Grado;
    2º. A la imposible cantidad de prácticas y proyectos que se le piden a un estudiante de FP superior en un tiempo destacadamente inferior al requerido a un estudiante de Grado;
    -Sin embargo, la teoría aprendida en los estudios de Grado, es más del doble de la aprendida en FP superior. El problema, es que esta teoría, sin práctica continuada, se olvida rápidamente, cuando no sea innecesaria. Un ejemplo:
    a)En los estudios de Grado, se dedica tres veces el tiempo que en FP, para calcular estructuras con calculadora y prontuario; En realidad, estos cálculos no se utilizan NUNCA, a no ser que no se disponga del programa CypeCad. Pero, por más urgentes que sean estos cálculos, el cálculo manual lleva mas de 4 o 5 veces el tiempo de apuntar los datos y desplazarse o conseguir un ordenador. Entonces, ¿se necesita emplear tanto tiempo en una información tan superflua? ¿o es mas eficiente dedicarle el tiempo necesario, suplido con prácticas?

    Conclusiones:
    Con todos estos datos, no es mi intención subordinar unos estudios superiores a otros, ni mucho menos, solo destacar que ambos son estudios superiores. Creo entender que el autor del post, ha trasladado su experiencia en FP (de la época del FP I y II, desorganizada y simplista, que yo experimenté como él), a la FP de grado superior (la FP de grado medio coincido en que es una salida para quien quiera adquirir conocimientos muy básicos sobre una profesión). Sin embargo, puedo asegurar que la FP superior actual no se asemeja en nada a la FP II. De hecho, en mi caso tengo más claros los conceptos aprendidos en FP que en Grado.
    Por ello, mi opinión definitiva y concluyente es que la opinión publicada en este post
    “Hay que comenzar a promover la Formación Profesional como la mejor vía, no para quienes aspiran a completar estudios universitarios, sino para quienes creen que la educación no es necesaria para ganarse la vida”, es errónea, pues un ciclo de FP superior no se consigue sin obtener altos porcentajes de educación y experiencia.

    Por último, aclarar que, si volviera a comenzar a estudiar, comenzaría por los estudios de Grado otra vez, que han sido los que me han permitido promocionar en mi trabajo… pero si no fuese funcionario, nunca desecharía unos estudios superiores de FP.

Trackbacks

  1. La EPA, el sistema educativo y el mercado de trabajo | Ágora o nunca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: