Skip to content

Cien años de soledad electrónica

5 marzo, 2012

El próximo 6 de marzo de 2012, Gabriel García Márquez cumplirá 85 años. Y, para celebrarlo, se pondrá a la venta la primera edición electrónica de Cien años de soledad.

García Márquez con una edición (no electrónica) de Cien Años de Soledad.

Winston Manrique escribe en El País un artículo a propósito de la efeméride, no tanto por la misma como por su coincidencia con la publicación de la versión electrónica del libro más popular del escritor colombiano.

En su artículo, Winston Manrique nos informa de que Cien años de soledad será el cuarto libro de García Márquez que se publique en formato electrónico. También nos dice que la edición será solamente en español. Carmen Balcells, que de vivir de las rentas (propias y, sobre todo, ajenas) sabe casi tanto como de edición y literatura, no ha autorizado su publicación en electrónico en ningún otro idioma. Winston Manrique la cita en su artículo: “El libro electrónico es un mercado sin fronteras y todo se hará despacio. No se puede entrar en ese delirio del mundo de la edición contribuyendo al nerviosismo que lo circunda.”

Así que tomemos nota de la Balcells: “No se puede entrar en ese delirio del mundo de la edición contribuyendo al nerviosismo que lo circunda”.

A mí me apena mucho leer unas declaraciones como estas. Sobre todo, por venir de quien vienen. El mundo de la edición es muchas cosas, no todas buenas, pero no entiendo que alguien como Carmen Balcells diga que es un delirio circundado de nerviosismo.

Por otro lado, no es cierto que se trate de la primera edición electrónica de Cien años de soledad. Puede que sea la primera autorizada por Carmen Balcells y por tanto la primera legal, pero desde luego, no es la primera. Quienes han querido leer (o releer) Cien años de soledad en su dispositivo electrónico de lectura preferido han tenido, durante años, dos posibilidades: esperar a que llegara el 85 cumpleaños de Gabriel García Márquez y que Carmen Balcells pensara que había llegado el momento de publicarla; o, simplemente, buscar la genial novela en cualquiera de las páginas que la ofrecían gratuitamente.

Pese a su edad y a que vive prácticamente retirada, Balcells sigue tomándose muy en serio su oficio. O el de otros, los editores, porque aún no es lo mismo un agente literario que un editor. Dice Carmen Balcells que “tenemos que cuidar las ediciones electrónicas, no solo publicar sino contribuir a una mejor lectura en aras del placer de la misma”.

Porque dice eso, voy a suponer que la demora habrá merecido la pena. Que no se tratará solo de una publicación en un formato a estas alturas consolidado, sino que será una contribución a una mejor lectura.

Ignacio Latasa, director de Leer-e, la editorial que ha recibido la venia de Carmen Balcells, nos explica en qué consiste esa contribución que va más allá de una simple publicación: “se han extremado las atenciones en el trasvase del texto a digital, los márgenes están equilibrados y el interlineado es más cuidado”.

Tal vez esto suene a artesanía editorial para quien no trabaje en edición. Para quienes sí lo hacemos, sabemos que esto se soluciona con una hoja de estilos y un archivo digital que probablemente sea un Word. La transformación se hace en un periquete (perdón por no recurrir a expresiones del tipo “trasvase del texto a digital”). Que los márgenes están equilibrados es algo que luego se comprueba en varios lectores. Y cuando leo eso de que el interlineado es más cuidado, lo primero que se me ocurre preguntar es ¿más cuidado que qué?

Muestra de algunas de las obras de García Márquez disponibles en la red de forma gratuita y que esperan su publicación legal. No se garantiza que el interlineado sea cuidado.

Una lástima que tanta espera solo se haya debido a los nervios de Carmen Balcells (porque a Gabriel García Márquez yo le supongo ajeno a esto, y dejándose aconsejar por la octogenaria agente, aunque puedo equivocarme), y que ni siquiera se haya aprovechado para publicar otra edición crítica de la obra.

Balcells nos advierte contra los tumultuosos cambios en el mundo del libro. Entre esta advertencia y aquello de que el mundo de la edición es un delirio, a mí no me cabe la

Carmen Balcells

menor duda de que la reputada agente literaria se merece el retiro que sus alterados nervios le demandan.

Supongo que cuando se demora tanto la publicación de una obra en un formato que técnicamente no exige nada especial a estas alturas, hay que justificarse de algún modo. Pero es difícil crear expectación por la llegada de algo que lleva años con nosotros.

Para los interesados, los Cien años de soledad electrónica costarán 5,99 €.

Otro de los grandes rezagados en el mundo del libro electrónico es Mario Vargas Llosa (de quien también es agente Carmen Balcells). Mientras esperamos a que este o alguna de sus grandes obras cumpla 40 o 50 años (o mueran el autor o su custodia, lo que suceda antes), si queremos podemos comprar (también en Leer-e) sus dos únicos libros publicados (legalmente) en formato electrónico: Los jefes y Los cachorros. Dos colecciones que generalmente se pueden adquirir en un volumen de menos de 200 páginas por unos 7 € (o 2 €, si se encuentra alguna antigua edición en un mercado de libro usado), y que se venden por separado por 5,09 € cada uno.

Supongo que el mayor precio respecto a la edición en papel en este caso se debe al costoso proceso de trasvase del texto a lo digital y a la atención al interlineado.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: