Skip to content

Todo nuevo paradigma exige un funeral

20 diciembre, 2011

Hace poco tiempo, menos de tres años, cuando la crisis había asomado las orejas pero no aún los colmillos y en la prensa se hablaba con una frecuencia inusual de la Formación Profesional, yo trabajaba en un pequeño departamento (compuesto de tan solo cuatro personas) dedicado a la edición de libros de texto de FP.

Una mañana mi jefe nos convocó a otro compañero editor y a mí a una reunión de control como las que hacíamos cada semana, para comprobar el estado de los proyectos que llevábamos.

En un momento de la reunión, mi jefe señaló una noticia del periódico abierto sobre su mesa. En ella, el ministro de Educación, Ángel Gabilondo Pujol, del que tuve la suerte de ser alumno, hablaba de la importancia de la FP para darle a una generación las herramientas para salir de la crisis.

Los tres no sabíamos cómo recibir la noticia. No era la primera de ese tipo que habíamos visto en la prensa. Se seguía hablando de «la nueva Formación Profesional», como el clan Castro sigue hablando de la revolución: como algo a lo que el sortilegio de un discurso permanente pudiera salvar de la contradicción de lo eternamente nuevo.

Yo volví a significarme de la imprudente manera en que lo hago en ocasiones. Dije que en el futuro, que esperaba no fuera muy lejano, tendríamos que convertirnos en plataformas educativas, más que en vendedores de ejemplares de libros. Los libros electrónicos serían solo el portal de acceso a esas plataformas.

Mi jefe descartó aquello y respondió que hasta que no hubiera una ley que obligara a TODAS las editoriales a sacar libros digitales, nadie correría el riesgo de invertir en una transformación así.

Según él, y no le faltaba razón, esa transformación del sector chocaba de frente contra todas las partes. En su mayoría, los profesores apenas saben manejar un ordenador con la suficiente soltura y las editoriales no saben cómo afrontar la reestructuración que un cambio así les exigiría.

En la editorial en la que trabajo, este último es el mayor problema. En los últimos años se han producido muchos cambios, pero tengo la impresión de que estos cambios han afectado solo al organigrama.

Han aparecido departamentos de negocio digital, y en opinión de muchos jefes eso es bastante para dar una imagen de modernidad. Cuando veo que estos departamentos han acabado en manos de personas en la recta final de su vida laboral, en los que han recaído responsabilidades más por la tenacidad de sus años en la empresa que por conocimiento de por dónde van los tiros en el mercado digital, recuerdo una de mis lecturas universitarias: La estructura de las revoluciones científicas, de Thomas Kuhn.

Este libro, que recomiendo encarecidamente, puede leerse desde la perspectiva del sector editorial, en el que es común oír hablar del cambio de paradigma. Fue precisamente Kuhn quien dio al término el significado con el que lo estamos usando los editores en estos años cruciales. Cruciales no tanto para la transformación, que ya está aquí, sino para la supervivencia de las empresas en las que trabajamos.

Voy a terminar esta reflexión con una cita del capítulo «Resolución de las revoluciones» del libro de Kuhn:

«Max Planck, pasando revista a su propia carrera en su Scientific Autobiography, escribió con tristeza que “una nueva verdad científica no triunfa por medio del convencimiento de sus oponentes, haciéndoles ver la luz, sino más bien porque dichos oponentes llegan a morir y crece una nueva generación que se familiariza con ella”».

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 20 diciembre, 2011 11:26

    El cambio de paradigma es muy importante, toda creencia e idea debe ser constantemente revisada. Con este proceso evitamos caer en dogmas e ideas fijas que no hacen sino contribuir al fanatismo. En cierto modo, puedo testiguar, por mi experiencia, el hecho de que con esta crisis economica y con el consecuente crecimiento del paro, las aulas de formación profesional han visto incrementado su alumnado en vista de un mejor futuro posible.

    http://jandroche.wordpress.com/

    • 20 diciembre, 2011 12:23

      Las ideas o creencias solo son revisadas cuando nos encontramos con problemas que no podemos resolver. Nadie puede aspirar a reconsiderar constantemente sus ideas por miedo a caer en el dogma.
      En el caso de la ciencia, pedirle reconsiderar siempre sus principios sería emplear más tiempo en revisar los fundamentos que en crear conocimiento a partir de ellos.
      En el caso de la edición, mientras podíamos sacar libros y ponerlos en librerías más o menos subvencionadas, y asegurar unas cifras de ventas lo bastante altas para costear todo tipo de ejercicios megalomaníacos supuestamente culturales, no había por qué replantearse nada.

  2. 20 diciembre, 2011 18:10

    Muy cierto. Han sido las circunstancias actuales las que están obligando a las editoriales a replantearse su forma de trabajo. Los cambios se están produciendo y será interesante ver qué empresas están dispuestas a comprender esta transformación.

    • 21 diciembre, 2011 8:52

      Es lógico que sean las circunstancias las que obliguen a replantearse el modelo de negocio y la forma de trabajar. No hay otra forma de hacerlo, en realidad.
      Me extrañaría preguntarle al director de alguna editorial y que contestara que no está dispuesto a comprender la transformación. El problema, me temo, es que hay mucha gente que no puede por muy voluntarioso que sea. Porque hay cambios que van más allá de una tecnología que se pueda aprender a usar sin más.
      De ahí lo de que toda revolución necesita sus funerales.
      El problema aquí es la generación de gente joven, pero no tan joven, que se encuentra atrapada en la estructura ya anticuada de las editoriales y que, cuando se haya producido al fin el relevo, será demasiado mayor y tendrá demasiada poca formación para hacer nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: